Ajos en conserva

Autor: 
Tipo de receta: Conserva
Cocina: Internacional
Preparación: 
Cocinado: 
Total: 
 
Sencilla conserva de ajos fermentados
Ingredientes
  • Ajos al gusto
  • Salmuera al 2%
  • Hierbas o especias al gusto (facultativo)
Instrucciones
  1. Esterilizamos un tarro o tarros del tamaño deseado. Reservamos sin tocarlos.
  2. Preparamos la salmuera. Si el tarro es de 1 litro, por ejemplo, prepararemos algo menos, digamos 800 ml (equivalen a 800 g), y añadiremos un 2% de sal, es decir: 800 g x 2/100 = 16 g de sal.
  3. Disolvemos la sal por completo, removiendo. Reservamos.
  4. ajos en conserva
  5. Pelamos los dientes de ajo sin dañarlos de ninguna forma ni cortarlos, tantos como necesitemos para llenar el tarro de cristal esterilizado elegido. Podemos usar el sistema del vídeo para pelar un montón de dientes de una vez si nuestros ajos ya tienen una edad.
  6. Metemos los dientes pelados en el tarro o tarros. Es mejor no llenar el tarro a tope, que quede algo de espacio hasta el borde.
  7. ajos en conserva
  8. Vertemos la salmuera en el tarro o tarros, sin llegar al borde.
  9. Los dientes de ajo tienden a flotar si no son superjóvenes y, como es necesario que se mantengan cubiertos por la salmuera, llenaremos una bolsa de plástico con cierre zip con la salmuera sobrante y la colocaremos sobre los ajos.
  10. Encajamos la tapa, pero debemos abrirla una vez al día para que el tarro no explote pues se genera gas en cuanto comienza la fermentación.
  11. En verano la fermentación empieza casi en un día, si hace fresco tardará más. Se aprecia perfectamente porque se ven burbujillas en el líquido, que pueden incluso hacer algo de espuma en la superficie.
  12. Mantenemos los tarros un mes en un lugar fresco y seco, tapados y abriéndolos una vez al día para que salga el gas (1). El líquido y los ajos van tomando un color ambarino, es normal.
  13. Al cabo de un mes, más o menos, casi debería haber acabado la fermentación, y podemos meterlos en la nevera. Aunque no se haya completado al 100% la fermentación, el frío aletarga a los bichos, por lo que no hay peligro en tapar los tarros.
Notas
(1) Incluso con los tarros cerrados el aroma a ajo que se propaga por todo el universo no es despreciable, ejem. Yo los coloqué en el garaje y olía a ajo hasta dentro del coche solo de abrirlos un poco una vez al día. El que avisa no es traidor.
Recipe by Recetas caseras con fotos paso a paso de El Invitado de Invierno at https://invitadoinvierno.com/ajos-en-conserva/